lunes, 17 de diciembre de 2018

Navidad

     











En cada rincón de la tierra se celebra la fiesta del redentor. Es la fiesta de la paz y del amor, en donde todos los seres humanos, nos sentimos abrigados, bajo el manto de la bondad, que habita en lo mas profundo de nuestra esencia. Quizás algunos, carezcan de aquel mágico sentimiento y no conozcan de sus bondades, pero quienes si tenemos ese don; lo compartimos y lo sentimos.
Alrededor de una mesa, sencilla humilde u opulenta y dispendiosa; compartimos un momento en compañía de los seres mas queridos. Iluminados por la inmensa luz de la bondad que nos invade y posee, somos capaces de perdonar todo tipo de ofensas y agravios. Renovamos nuestra fe y nuestro amor en las personas que en algún momento nos hicieron daño.
No somos capaces de violentarnos, irritarnos o enfadarnos; es la navidad la que nos exige ser tolerantes y nos invita a saborear ese dulce bocado de amor, que nos invade el alma y nos deja sentir el sabor de la paz que nos llena el alma.
En algunas mesas, estarán todos aquellos que amamos, con los que convivimos a diario, en otras faltaran algunos y en otras muchos, de los que alguna vez estuvieron compartiendo esos maravillosos momentos. Nunca podremos dejar de derramar una lagrima, por los que no están en este mundo y por aquellos que están lejos y no pueden acompañarnos.
La navidad ha de llegar con: sus duendes, sus luces, sus fantásticas historias, con sus calles llenas de algarabía, color, ruido y un ir y venir desbordante, que avasalla al tiempo, como el cuento de la Cenicienta. Todo debe de ocurrir antes de las doce de la noche, antes de que acabe el encanto.
Una noche mágica donde todo lo bueno es posible, donde la alegría y la tristeza se dan la mano y conviven en sana armonía.
Es el sueño de la navidad, es la magia de la navidad, es la ilusión de cada corazón que late al ritmo del reloj marcando, el tiempo y contando cada segundo para que den las doce y poder regalar todos los abrazos que sean posibles en un solo minuto. Un año no nos es suficiente para dar tanto amor, pero solo un minuto de la navidad, lo puede todo.
¡FELIZ NAVIDAD!  A todos mis lectores que a pesar de la distancia los siento cercanos y  me acompañan siempre con sus comentarios. Gracias mil por todo lo que me dan en cada letra y en cada palabra.
En esta noche buena brindare por todos ustedes, con el mejor de mis deseos.     

4 comentarios:

  1. Perfecto y emocionado relato, como todo lo que tu escribes. Esperemos con tranquilidad y amor, aunque otros no piensen así. Estos días estamos muy consternados por lo ocurrido en Huelva. ¿Crees que van a ser buenas Navidades?
    Cambiemos de tema. ¡Ah!, y nada de cambiar. Está muy bonito tu nombre de Pluma y Data.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  2. Un maravilloso escrito sobre lo que es y se siente en Navidad sobre todo los que creemos en el Niño que nos nace. Te deseo una FELIZ NAVIDAD, para tí y tu familia.Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  3. Bellas y emotivas letras.
    Te deseo una Navidad muy feliz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.

Navidad

      En cada rincón de la tierra se celebra la fiesta del redentor. Es la fiesta de la paz y del amor, en donde todos los sere...